viernes, 13 de febrero de 2015

RUTA POR LOS DISTRITOS DE MONCLOA-ARAVACA, CENTRO Y ARGANZUELA

RUTA POR DISTRITOS DE MONCLOA-ARAVACA, CENTRO Y ARGANZUELA.
Madrid-Río. “Aquí si hay playa”.
Cada vez qué paseo por la orillas del río Manzanares por el parque de Madrid-Río, me viene a la memoria el estribillo de esa canción tan pegadiza del grupo “Los Refrescos” , de finales de los ochenta, con su conocida canción de “Aquí no hay playa”.

(Vistas de Madrid-Río desde el Puente de Segovia).
La persona qué por primera vez visite la capital de España y haga turismo por la inmediaciones del Palacio Real, Calle Segovia o Puente de Toledo y acabe en nuestro “aprendiz de río”, se sorprenderá de la cantidad de gaviotas qué puede llegar a ver en un mismo día, en cantidad y variedad de especies. Se preguntará de donde habrán venido, y se quedará fascinado al ver, como al atardecer, miles de ellas remontan o descienden por el Manzanares a sus dormideros de las lagunas del Parque del Sureste o el Embalse de Santillana en plena Sierra de Guadarrama.
Entre Noviembre y Marzo se produce una invasión masiva natural de estas aves tan oportunistas, procedentes de zonas de costa, en busca del calor del interior de la ciudad, y de fuentes de alimentación, de los vertederos aledaños al río, como son los de Colmenar Viejo o Valdemingómez en Rivas-Vaciamadrid.

(Gaviotas reidoras, sombrías y patiamarillas en Madrid-Río).
Cada año se dan citas de rarezas de gaviotas, incluso de otras latitudes, como gaviotas de Delaware, cana o cáspica. Este foco de rarezas ha convertido Madrid-Río en un lugar de reunión para numerosos ornitólogos expectantes ante cualquier cita de rarezas, y es muy frecuente encontrarse un pequeño grupo de observadores con sus prismáticos o telescopios, haciendo esperas en varios puntos del parque como el Puente de Segovia, o el Puente de Toledo.
Pero no sólo de gaviotas se nutre Madrid-Río. Llama poderosamente la atención qué estando sólo a 2 kilómetros andando desde la céntrica Puerta del Sol, se puedan ver volando sobré él especies tan emblemáticas de fauna ibérica como cigüeñas negras, águilas imperiales o águilas perdiceras.
El hecho de ser nexo de unión entre dos espacios protegidos como son la Cuenca Alta del Manzanares, y el Parque Regional del Sureste, hace qué actúe como una autopista natural para las especies qué habitan en estos ecosistemas.
En los meses de paso migratorio entre Septiembre-Octubre y Febrero-Marzo se pueden ver especies qué usan el parque como descansadero. Así podemos contemplar especies tan destacadas como águila pescadora, mosquitero musical, torcecuello o colirrojo real.
A toda esta amalgama de especies hay qué añadir, los escapes de especies exóticas procedentes del cercano Zoológico de la Casa de Campo. No es raro encontrarse de vez en cuando tarros canelos, gansos del Nilo o ibis sagrados en varios puntos del río.
El lugar también es interesante para observar los dormideros, de varias especies, aledaños al río. Con un poco de paciencia y unos prismáticos podremos sorprender a las garzas reales durmiendo en los cedros del Himalaya de los Jardines del Campo del Moro, y donde existe uno de los dormideros más grandes de palomas torcaces de Madrid con la friolera cifra de unos 11.000 ejemplares.

(Dormidero de palomas torcaces, columba palumbus en los Jardines del Campo del Moro.
Para concluir con esta presentación natural de Madrid-Río cabe comentar qué se han contabilizado unas 105 especies diferentes de aves, lo qué unido a sus buenas comunicaciones en transporte hace qué sea un lugar muy atractivo para todo aficionado pajarero qué se precie.
El Parque de Madrid río se sitúa aproximadamente entre el Puente de los Franceses, y la glorieta de la Plaza de Legazpi. Tiene continuación natural con el Parque Lineal del Manzanares, qué a su vez, a la altura de Perales del Río (Getafe) se une con el Parque Regional del Sureste.
La ruta propuesta es una ruta lineal desde la estación de Cercanías de Príncipe Pío, hasta el Puente de Toledo donde podremos coger de vuelta o bien el cercanías en la estación de Pirámides o el Metro en la estación de Marqués de Vadillo.
Los lugares más interesantes para ver aves son el Puente de Segovia, Puente de Toledo, y la zona de Legapzi, aunque es las rutas qué narro, algunas llegan hasta el Puente de Toledo y otras hasta el Puente de Segovia.
La ruta completa desde Príncipe Pío a Legazpi dura entorno a 2 horas y media, y su dificultad es fácil. Como Madrid-Río es una zona muy transitada tanto por peatones, como ciclistas y patinadores, prestaremos mucha atención e iremos con precaución mientras estemos observando aves, para evitar molestos accidentes.

(Ruta lineal de 2 horas y media de duración por Madrid-Río).
Accesos a Madrid-Río.
Dado lo céntrica de la situación del parque, la oferta de transporte es muy variada, y se puede acceder a él, desde muchos puntos desde el centro de Madrid.
-En coche. La M-30 va paralela al río Manzanares, ahora soterrada y sólo en superficie a la altura del Vicente Calderón.
-En autobús. Desde Legazpi los siguientes autobuses: líneas 6,8,18, 22, 45,47, 59, 62, 76, 78, 79, 85, 86, 123, 148, 156, 180 y 247.
Desde Príncipe Pío, las siguientes líneas de autobús: 25, 33, 39, 41, 46, 62, 75, 138, C1 y C2.
-En Metro. Desde Legapzi: líneas 3 y 6.
Desde Príncipe Pío: líneas 6, 10 y R.
-En cercanías, paradas en Príncipe Pío y Pirámides.
Dada la riqueza en especies qué se puede ver a lo largo del año en el Parque, esta vez en mi relato haré una excepción, y narraré tres visitas qué realicé en Otoño e Invierno para tener una pequeña muestra de las especies qué se pueden  llegar a ver, dependiendo de la fecha en la qué visitemos el espacio.
Gaviota Argéntea.
Este es el relato de una visita qué realicé el 16/10/2014 en Otoño.
Llevaba varios días leyendo en varios foros de aves sobre el avistamiento de una gaviota argéntea en Madrid Río. Reconozco qué soy muy poco docto en el tema gaviotero, y me cuesta demasiado diferenciar entre una gaviota sombría y una argéntea, a parte qué soy muy de “secano” y la costa la visito muy pocas veces. De ahí qué las limícolas y las gaviotas no sean  mi fuerte. Así qué acuciado por la curiosidad, y la oportunidad de fotografiarla decidí probar suerte.
Tras bajarme de la estación de Príncipe Pío, en pocos minutos me situé a orillas del Manzanares en la Calle Aniceto Marinas.
Allí empecé a sumar las especies más fáciles de observar como eran la lavandera blanca, urraca y estornino negro.
De camino al Puente de Segovia, había una buena cantidad de ánades reales apostados debajo del puente qué lleva a la Casa de Campo.
Tras subir a la Calle Segovia, bajo el puente del mismo nombre, comencé a ver una gran concentración de gaviotas.

(Gaviota sombría, larus fuscus).
Allí junto una barandilla había dos mujeres observándolas con sus prismáticos, así qué decidí acercarme a preguntarlas, a ver si sabían algo sobre la escurridiza argéntea.
Una de ellas se fue en dirección río abajo y con la otra comencé a charlar.
Visitas posteriores al río, me llevé la grata sorpresa de qué era compañera de Jus y José Portillo, dos compañeros también pajareros. Desde aquí le doy las gracias a Merche, qué es como se llamaba, por sus indicaciones y explicaciones sobre gaviotas y otras especies, de las muchas veces qué me la he encontrado visitando Madrid-Río.
Junto a la sala de fiestas de Rivera, había una gran concentración de gaviotas. El día estaba muy nublado y con amenaza de lluvia.
Mientras Merche me explicaba la diferencia entre las distintas especies de gaviotas con sus prismáticos batía el terreno en busca de ese ejemplar.
Mientras pudimos ver otras especies como gallinetas, y una lavandera cascadeña.
Y en un instante entre tanta gaviota reidora y sombría con buena luz al abrirse las nubes, apareció nuestro objetivo. Una gaviota argéntea de primer invierno, mi primer avistamiento.

(En primera plano gaviota argéntea, larus argentatus.
Mientras la fotografiaba, Merche me explicaba las diferencias entre las sombrías y la argéntea.
Estuvimos un buen rato viendo como volaba y como algunas sombrías se alimentaban de los numerosos cangrejos americanos del río.
Una madre con sus dos hijas se acerco a ver qué estábamos viendo, y una de la niña se comenzó a llamar a voces a su madre al ver algo en el río.
Era una culebra de agua qué se mantenía completamente quieta ante el paso de un gran ánade real. 

(Culebra de agua, natrix maura).
Poco después remontó el río para esconderse en una isla de tierra.
Tras la vista de la argéntea, Merche me mostró un ejemplar de una gaviota patiamarilla anillada qué procedía del Mar Cantábrico, y qué es muy frecuente verla en las inmediaciones del Puente de Segovia.

(Gaviota patiamarilla, larus michahellis, con anilla, procedente del Mar Cantábrico).

Grullas.
Relato de una visita qué realicé el 19/11/2014 en Otoño.
Nuevamente me dejé caer por Madrid-Río con la intención de sumar más especies a la lista del año qué, en poco más de dos meses, tocaba a su fin.
El trayecto desde Príncipe Pío hasta el Puente de Segovia aportó pocas sorpresas, con las especies más comunes del río como eran los ánades reales, paloma torcaz, cormorán grande, gaviota reidora, urraca, gallineta y lavandera blanca.
Un poco antes de llegar al Puente de Segovia me detuve a ver el dormidero de garzas reales qué está en los Jardines del Campo del Moro. Es muy llamativo ver varias garzas reales descansar sobre grandes cedros del Himalaya. Mientras las veía e intentaba sacarlas una foto, un colirrojo tizón se posó junto a la barandilla en la qué me encontraba. Tras esto, subía las escaleras para cruzar el Paseo de Extremadura, cuando por encima de mi cabeza una especie de proyectil negro cayó en picado. Allí estaba el ¡halcón peregrino!. Primero uno, y luego otro. Uno de ellos se posó sobre la antena de un piso, lo qué me dio tiempo para sacarle una foto. Una de las parejas de halcón qué se pueden ver a lo largo de Madrid-Río.

(Halcón peregrino, falco peregrinus).
Tras este espectacular encuentro me puse debajo del Puente de Segovia a ver entrar a las gaviotas, cuando el atardecer me concedería otra grata sorpresa. Un bonito paso de grullas comunes camino de sus cuarteles de invernada. Iban muy bajas, y seguían como guiadas por un mapa, la trayectoria de la carretera de Extremadura. Bonita manera de ver un atardecer en una entretenida jornada pajarera.

(Grullas comunes, grus grus, en paso otoñal).

Martín pescador.
Relato de una ruta con mi compañero Gabi el 28/12/2014 en Invierno.
Esta vez el objetivo de la ruta era intentar encontrar un ejemplar de gaviota cabecinegra de primer invierno, qué se estaba dejando ver por Madrid-Río. En esta ocasión me acompañaba mi compañero Gabi, mucho más experto en aves qué yo.
En vez de bajar hacia el Puente de Segovia, nos dirigimos río arriba en dirección al Puente de los Franceses. La gaviota se estaba viendo en las casetas de los patos, qué estaban bajo el teleférico qué va a la Casa de Campo.
Comenzamos a remontar el río y empezaron a aparecer multitud de gaviotas reidoras. Tras un buen barrido con los prismáticos, ni huella de la cabecinegra.

(Gaviotas reidoras, chroicocephalus ridibundus).
Llegamos a las casetas de los patos qué estaban ocupadas por grandes ejemplares de gaviotas sombrías y junto a ellas varios cormoranes grandes, y uno de ellos con la famosa pose de secarse las alas al sol extendidas en forma de cruz.

(Cormorán grande, phalacrocorax carbo).

Al fondo, debajo de un puente, a lo lejos, había una gran concentración de gaviotas, así qué decidimos probar suerte con ese grupo.
Optamos por cambiar de orilla, y elegimos la orillas izquierda del Manzanares qué además, tenía algo más de vegetación, donde podríamos ver otras especies.
Primero nos pasaron volando un grupo de estridentes cotorras grises, y sobre unas acacias estaban posados unos estorninos negros. Mirando detenidamente Gabi se dio cuenta de qué junto a ellos había un pequeño grupo de grajillas.
Seguimos remontando el cauce del río y mientras por los arbustos nos pasaban volando varios inquietos mosquiteros comunes.
En una pequeña arboleda se arremolinaban pequeños pajarillos y sumamos a la lista carbonero común y pinzón vulgar.
En otra orilla del río, a modo de escollera, grandes piedras cubrían la orilla del río y eran aprovechadas a modo de atalaya, para varios martines pescadores.
Al llegar a una pequeña presa junto a un puente, vimos una gran concentración mixta de gaviotas reidoras y sombrías, pero ni rastro de la cabecinegra.
Mientras miraba con los prismáticos, Gabi me alertó, y una garceta común, se posó junto a una gran roca en busca de algún pececillo despistado. Estaba tan ocupada buscando alimento, qué esto facilitó qué le pudiese sacar algunas fotos.

(Garceta común, egretta garzetta).
Decidimos volver curso a bajo y probar suerte en el Puente de Segovia.
Junto a unos puestos de pescadores, Gabi me hizo una señal, y a escasos metros tenía un bello ejemplar de martín pescador. Con mucha paciencia se dejó fotografiar.

(Martín pescador, alcedo atthis).
El trayecto hasta el Puente de Segovia no deparó muchas sorpresas. Urracas, gallinetas y una lavandera cascadeña. Mención a parte, cabe destacar varios ejemplares de rata parda por la orilla del río, favorecidas por la acumulación de basura de la pasada huelga de limpieza.
Al llegar al Puente de Segovia, le señalé a Gabi donde se solía posar el halcón peregrino, y en un golpe fortuna, como si lo hubiese pagado para qué posase, apareció en la cornisa de un piso de gran altura.
Tras esta sorpresa, hasta quedarnos sin luz, estuvimos viendo como miles y miles de gaviotas remontaban el río camino de sus dormideros. Para acabar con la lista de especies, un pequeño grupo de cigüeñas blancas volaban en dirección a sus nidos en la Casa de Campo.
¡A qué estáis esperando para visitar este lugar tan interesante, y tan cerca del centro de Madrid, no os defraudará!.
¡Felices avistamientos!.
© Rafita Almenilla.
Para concluir adjunto lista de especies avistadas en Madrid-Río.



FAUNA DE MADRID-RIO



AVES
REPTILES
MAMIFEROS



Anade real
Culebra de agua
Rata parda
Carbonero común
Cigüeña blanca


Colirrojo tizón


Cormorán grande


Cotorra gris


Estornino negro


Gallineta


Garceta común


Garza real


Gaviota argéntea


Gaviota patiamarilla


Gaviota reidora


Gaviota sombría


Gorrión común


Grajilla


Grulla común


Halcón peregrino


Lavandera blanca


Lavandera cascadeña


Martín pescador


Mosquitero común


Paloma torcaz


Pinzón vulgar



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada